Cómo ayudar a los aprendices visuales a usar sus dones


Cuando los padres llaman para hablar sobre las necesidades de aprendizaje de su hijo, me dicen que su hijo tiene dificultades, pero luego rápidamente me dicen lo brillante que es su hijo. A menudo siento que el padre espera que dude de que su hijo sea inteligente, pero esa nunca es mi respuesta.

Sé de primera mano cuán capaces y brillantes son los aprendices visuales. No es su cerebro o su falta de talento lo que tiene la culpa de sus problemas en la escuela. Lo que he llegado a entender es que el culpable es el desajuste entre los dones de un alumno visual y el diseño de la lección y los materiales utilizados.

Los aprendices visuales tienen dones específicos para aprender. Pueden ver conceptos de aprendizaje como imágenes en sus cabezas. Una vez que entiendan sus propias fortalezas, podrán ayudarse a sí mismos a lo largo de su educación.

Lo que sigue son estrategias específicas que no funcionarán para ellos.

  • Esta habilidad visual de los aprendices visuales con el lado derecho del cerebro es el don más poderoso que tienen, pero también el más difícil de utilizar para los adultos con confianza. Nosotros, los adultos, estamos habituados a repartir fragmentos de aprendizaje en un orden prescrito, de manera lineal y secuencial. Eso es directamente opuesto a cómo aprenden estos niños.
  • Enseñar a los niños los sonidos de las letras y luego intentar que pronuncien las palabras según las reglas fonéticas que se les han enseñado. Esta es la ruina de tantos aprendices visuales y del lado derecho del cerebro. Simplemente tropiezan y nunca se involucran realmente en la lectura cuando se les aborda de esta manera.
  • Usar tarjetas didácticas para practicar y repasar operaciones matemáticas con la esperanza de que los niños eventualmente aprendan las operaciones matemáticas básicas. Esta práctica no es consistente con la forma en que aprenden los niños visuales con el lado derecho del cerebro.
  • Dar a los niños una lista de palabras de ortografía para memorizar para un examen. Las palabras de ortografía consisten en grupos de letras en una secuencia particular que el niño tendrá que cantar repetidamente con la esperanza de que la secuencia de letras permanezca en su cerebro el tiempo suficiente para pasar la prueba de ortografía. Esta práctica no funciona bien para los aprendices visuales.
  • Dar a los niños listas de palabras de uso frecuente para memorizar con el fin de acelerar su lectura, porque las palabras de uso frecuente supuestamente son palabras que no son fáciles de pronunciar. Una vez más, esta práctica se basa en la memorización básica, que no es una estrategia que funcione para los estudiantes visuales.
  • Enseñar a los niños reglas de matemáticas o fonética que necesitarán aplicar a situaciones específicas mientras hacen su trabajo de asiento o tarea.
 

Ninguno de los temas mencionados anteriormente puede ser traducido por un aprendiz visual en imágenes que pueda ver, tomar una imagen mental y recordar intacto más tarde. No, a menos que al niño se le haya enseñado específicamente cómo ordenar su material de aprendizaje de tal manera que su cerebro derecho pueda absorberlo con éxito.

Tiene mucho sentido que el maestro adulto integre los conceptos de aprendizaje en imágenes que serán los medios para que un niño aprenda los conceptos que necesita aprender.

SnapWords ® está perfectamente diseñado para transmitir 643 palabras a través de imágenes. Estas palabras se pueden usar no solo para enseñar palabras de uso frecuente, sino también para crear listas de ortografía.

Recuerdan fácilmente cuando el contenido revela un patrón

Para los niños que luchan con la lectura en las escuelas regulares, la reacción instintiva es hacer que su cuerpo de aprendizaje sea más pequeño. Pero esto es realmente lo contrario de lo que funciona con estos estudiantes.

Por ejemplo, en mi clase de Título 1, segundo grado, tenía un grupo de no lectores. Cada vez que nos reuníamos, teníamos una lista de palabras (alrededor de 10) que se suponía que debían aprender. Seleccionaría una lista de palabras que tuvieran algo en común, como una ortografía de vocales largas.

Ahora, en lugar de enseñar a los niños a reconocer cada palabra (lo que obviamente no podían hacer) nos enfocamos en el elemento común. La ortografía EA en cada palabra permitió que las palabras se escribieran de manera que los niños pudieran detectar el patrón en las palabras. Destacaríamos el EA para que visualmente destacara. Estos niños verían esas palabras con el patrón de ortografía EA en común en sus papeles y les ayudaría a aprender y recordar cómo deletrear y leer esas palabras.

Entonces, con estos niños, aunque comencé con sus 8-10 palabras, siempre agregaba más y más palabras que seguían el mismo patrón a su lista. Si pudieran escribir 8 palabras usando el patrón ortográfico EA, podrían escribir 20 o 30.

El Libro ilustrado de sonidos y sus patrones ortográficos utiliza códigos de colores y descubrimiento de patrones para enseñar ortografía con éxito.

Un ejemplo de enseñanza con patrones

Digamos que la lista de ortografía de los estudiantes es: nail, fade, back, came, bank, hail, wade, lame, rank, sack. Primero, ponga las palabras en pares que sean similares: Nail/hail, fade/wade, back/sack, bank/rank, came/lame. Tenemos los pequeños comienzos de una buena lección del lado derecho del cerebro que utiliza patrones.

1. Comience con el primer par de palabras, y en lugar de decir, “Esta palabra dice CLAVOS. N, A, I, L. Deletréalo conmigo, cópialo en tu papel, memorízalo”. Yo diría: “La IA en esta palabra dice A larga. Puedes encontrar IA tanto en NAIL como en HAIL. Tome su resaltador amarillo y coloree la IA en esas palabras”.

2. A continuación, habría creado una lista de varias otras palabras para que agregaran y que también tuvieran la misma ortografía AI: mail, fail, rail, sail, tail, bail. Estos se agregarían a la columna de palabras AI y su patrón de ortografía común también se resaltaría en amarillo.

Lo que tienes ahora es una columna completa de palabras con "IA" amarillas. Lo que esto crea para el niño es un patrón que puede encajar visualmente en sus recuerdos. Están aprendiendo el patrón de ortografía de vista. El "ai" en cada palabra es el núcleo o la base a la que se agregan algunos otros sonidos.

3. Luego tomaría el siguiente par de palabras y haría lo mismo, esta vez resaltando el sonido que tienen en común las palabras.

Recuerdan si la nueva información está vinculada a algo conocido.

Cómo enseñar dígrafos

Los niños recuerdan la novedad: una imagen, un jingle, una metáfora. “1 es un hombre delgado de pie derecho.” “8 es un muñeco de nieve, me hace reír.” "M es montañas". "S es una serpiente".

Cuando enseño los dígrafos SH, TH, PH, WH, CH, no solo digo: "CH dice ch como en chop". Cuento una historia y los niños la representan.

Por ejemplo, podría decir: El apuesto Sr. H llegó un día a la ciudad. Caminó hasta una bonita casa amarilla donde vivía la señorita S. Tocó el timbre y cuando ella llegó a la puerta, la invitó a salir y caminar con él.

Bueno, la Srta. S estaba tan emocionada que en lugar de poder decir su sonido normal, se puso nerviosa y ella y el Sr. H, juntos, hicieron un sonido completamente nuevo: SHHHH.

Los niños aprenderán a ayudarse a sí mismos.

Lo primero que debe hacer para ayudar a sus aprendices visuales con dificultades es asegurarles que tienen dones que muchas personas no tienen, pero que no hemos estado usando. Necesitan recuperar su confianza primero.

Lo segundo que debe hacer es usar materiales muy diferentes para que las lecciones que haga con ellos sean total y absolutamente diferentes de las que usaban antes.

Tercero, solo ven y diles las fortalezas que tienen, porque con el tiempo aprenderán a transformar el contenido del lado izquierdo del cerebro en un formato que puedan absorber más fácilmente.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados