9 consejos para animar a los lectores con dificultades


Este tema llega y me agarra en el corazón cada vez. Me apasiona ayudar a las personas que luchan por encontrar soluciones, y cuando se trata de niños, la atracción se vuelve aún más fuerte. Debido a que la lectura es el tema fundamental para todas las demás disciplinas, aquí es donde me he centrado en los últimos años. Quiero hacer todo lo posible para ayudar a los niños a leer con facilidad. Cuando trabajo con niños que son reacios a leer, el pensamiento principal en mi mente es desarrollar su confianza y asegurarme de que logren el éxito.

Aquí hay algunos consejos simples para alentar a los lectores con dificultades:

1. Elija los libros con cuidado. No solo el libro debe ser algo que atraiga a su hijo, sino que las palabras que leerá no le resultarán demasiado difíciles. El tema debe atraerlo, las ilustraciones deben ser divertidas y animadas y, si es posible, los libros con humor contribuirán en gran medida a crear sesgos positivos para la lectura.

2. Asegurar su éxito. La forma más rápida de desalentar a un niño que tiene dificultades con la lectura es pedirle que lea algo que es demasiado difícil. Está bien si el libro contiene algunas palabras difíciles, pero asegúrese de que las ilustraciones o el contexto de la oración ayuden a su hijo a descifrar las palabras. Sin embargo, es mucho mejor darle un libro más fácil y dejar que se sienta competente.

3. Preenseñar nuevos conceptos. Antes de soltar a su hijo para que lea el libro, escanee el texto usted mismo para encontrar cualquier cosa que no pueda reconocer a primera vista. Asegúrate de enseñarle esos conceptos antes de preguntarle si quiere leer el libro. Nuestros lectores Easy-for-Me™ están diseñados especialmente para este propósito: garantizar el éxito y enseñar conceptos desconocidos. Antes de leer cada libro, las notas para los padres/maestros dentro de la portada y la contraportada detallan exactamente qué sonidos debe saber su hijo y qué palabras de uso frecuente o ortografía de sonido necesita saber antes de leer el libro. Tomarse el tiempo para enseñar previamente contribuirá en gran medida a desarrollar su nivel de habilidad y su confianza.

4. Tomen turnos para leer . Una cosa que será hacer que la lectura sea divertida para su hijo es si usted también se involucra. Túrnense para leer una página o un párrafo. Hacer que usted lea hará varias cosas por su hijo. Él podrá escuchar cómo expresas tus frases, cómo reconoces la puntuación y cómo lees con expresión. Todo esto le modelará cómo suena un lector fluido.

5. Registre su lectura. A mis alumnos les encantaba grabarse leyendo un libro. En preparación para la sesión de grabación real, el niño practicaría la lectura del libro de su elección varias veces tal como lo haría antes de jugar un juego o hacer una obra de teatro. La práctica hace al maestro y también contribuye a la fluidez en la lectura. La belleza de grabar a su hijo es que se asegurará de escucharse a sí mismo varias veces y notará dónde necesita suavizar. En este punto, es fundamental que no use la grabación como un medio para señalar sus debilidades, sino para elogiar su desempeño.

6. Establezca un sistema de recompensas externas para la lectura. Sé que sé. He escuchado todos los debates sobre si usar o no calcomanías, premios o dinero como recompensa por algo que un niño debería estar haciendo de todos modos. Pero habiendo sido madre y maestra, estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario para que la lectura sea divertida. Use pegatinas en un gráfico, una para cada libro dominado. Después de diez calcomanías, debe haber algo que su hijo quiera. No golosinas, no tiempo frente a la televisión, pero tal vez tiempo pasado contigo en una salida o algo así. La televisión es probablemente lo peor que se le puede dar a un lector reacio.

7. Deje que su hijo dirija el proceso. Para un niño que ha experimentado dificultad o fracaso en la lectura, en la medida de lo posible, devuélvale el control sobre su aprendizaje. Deja que elija títulos de los que has proyectado, deja que elija las pegatinas para el gráfico. Deje que el niño determine cuándo está listo para grabar su libro. Deje que elija de una lista de posibles recompensas por los libros leídos. Mientras busca en los libros el lenguaje apropiado, deje que su hijo lo haga con usted para que pueda aprender a hacerlo por sí mismo. Escanear el texto le enseñará a encontrar las diversas palabras o grafías con las que no está familiarizado y esto puede convertirse en un momento de enseñanza para usted.

Juego de tarjetas didácticas SnapWords® 306

8. Utilice recursos que ayudarán a impulsar el proceso. Nuestras tarjetas Alphabet y SnapWords® están especialmente diseñadas para lectores con dificultades. Descubrimos que la mayoría de los lectores con dificultades son aprendices visuales que aprenden de manera más rápida y efectiva a través de imágenes coloridas y también a través de movimientos que están directamente relacionados con su aprendizaje. Dale a tu lectora con dificultades un gran impulso al obtener nuestro SnapWords® para que puedas quitarle el trabajo de la tarea.

9. Sobre todo, sea gentil, amable y positivo. Recuerde, cualquier cosa que el cerebro asocie con momentos agradables, gravitará y querrá más. Cualquier cosa que el cerebro asocie con algo desagradable, intentará evitarlo. Así que haz que todo lo que tenga que ver con la lectura sea lo más maravilloso posible. Deje que su hijo elija el lugar más divertido o acogedor para leer. Acurrúcate mientras lees. Nunca, nunca, jamás grites: “¡Ve a leer! ¡Tienes que hacer tus 20 minutos antes de poder ir a jugar!”. mientras vas empieza a hacer la cena. ¡Pero no necesito decir esto! ¡Ninguno de nosotros soñaría con hacer eso!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados