Cómo diseñar unidades que accedan a la superdotación de cada estudiante


…y encienden su entusiasmo por aprender

Sería increíble hacer una excursión prolongada y visitar las escuelas de todo el país, caminar por los pasillos y mirar por las puertas de las aulas para ver lo que podemos ver. Sin duda lo que presenciaríamos sería increíblemente variado. Veríamos de todo, desde aulas en las que los estudiantes están comprometidos, participando y energizados, hasta aulas en las que los niños son pasivos, indiferentes y desprotegidos. En algunas de estas últimas aulas, los comportamientos están fuera de control, mientras que en otras, los estudiantes guardan silencio.

¿Qué marca la diferencia en las aulas?

Tengo una teoría: si accedemos al área de superdotación de cada niño, los activaremos para aprender. En realidad, el cerebro ya está programado para aprender. Lo que nos queda es descubrir cómo crear un entorno de aprendizaje en el que los cerebros puedan aprender, quieran aprender y hacerlo sin mucho esfuerzo de nuestra parte como maestros.

¿Cómo podemos hacer esto?

Algunas ideas deben estar en su lugar antes de diseñar con éxito unidades de instrucción que involucren a los estudiantes y accedan a sus mejores habilidades. Deberíamos suponer que:

  • Todos los niños están dotados de diferentes maneras.
  • No todos los estudiantes aprenden de la misma manera.
  • El mejor medio final para transmitir lo que han aprendido variará de estudiante a estudiante.
  • La lectura/instrucción verbal es la forma menos efectiva de enseñar.
  • Escuchar la instrucción verbal es la forma menos efectiva para que los estudiantes aprendan.
  • ES posible enseñar una lección y llegar a todos los estudiantes en un salón de clases.
  • Los niños pueden desempeñarse mucho más allá de lo que consideramos su nivel de capacidad.
  • Los niños están a la altura de las circunstancias cuando se les da control sobre su propio aprendizaje.
  • Los niños no siempre aprenden los conceptos en el orden que consideramos "el orden correcto", ya sean palabras de uso frecuente o operaciones matemáticas.
  • La mayoría de los niños aprenden clasificando una gran cantidad de ideas y ordenándolas en sus propias mentes.

Planificación de una unidad

Como ejemplo, usemos el tema de las influencias europeas en el asentamiento de América del Norte: nivel de sexto grado. La unidad incluye la historia de los primeros visitantes y colonos europeos en América, así como los animales y plantas que se introdujeron desde Europa. De hecho, preparé esta unidad en 2001 y la enseñé a dos aulas de sexto grado en una población rural de estudiantes en riesgo con apoyo marginal en el hogar. Baste decir que el tema no estaba en la lista de "temas candentes que necesito saber" para mis alumnos. Decida con anticipación exactamente lo que quiere que todos los estudiantes sepan y entiendan, y prepárese para compartir esto con los estudiantes.

Prepare su unidad de manera que hable a las modalidades de los estudiantes. No es el momento de decir “lee las páginas 225-228 y responde las preguntas al final de la unidad”. Hablar de las modalidades de los alumnos significa que mostrarás más de lo que contarás. A medida que comparte los alimentos que se originaron en Europa, cree un mapa enorme (en la pizarra blanca o en la pizarra inteligente) que muestre imágenes de los diversos alimentos/animales; usa flechas o coloca los artículos en pequeños barcos que se dirigen hacia el nuevo mundo. Usa rimas y códigos de colores. Anime a los estudiantes a usar sus manos para reflejar las lecciones que está presentando, incluso si es para dibujar el mapa en su cuaderno y dibujar o recortar imágenes de las influencias de Europa.

Al final de la unidad, comparta que desea averiguar qué entiende cada uno. No habrá una prueba para la cual estudiar; no habrá una forma determinada de que te muestren lo que saben. Cada uno de los estudiantes podrá elegir una forma de compartir lo que ha aprendido con usted y la clase.

Dales la lista de conceptos o preguntas que quieres que puedan responder.

Al mismo tiempo, bríndeles algunas ideas de opciones que puedan elegir solo para cebar la bomba.

1. Los estudiantes dotados verbalmente pueden optar por hacer un reportaje de televisión o escribir un artículo.

2. Los estudiantes dotados interpersonalmente podrían hacer una entrevista de radio o televisión, hacer un programa de juegos donde el presentador hace preguntas y los concursantes responden las preguntas, etc.

3. Los estudiantes superdotados intrapersonalmente pueden optar por crear un diario desde el punto de vista de un joven que viaja por primera vez a las colonias, contando sus vivencias. O bien, pueden optar por hacer un álbum de recortes con recortes que ilustren sus entradas.

4. Los estudiantes dotados visualmente pueden optar por colaborar en un mural/mapa completo con clave, ilustraciones, etc. Pueden optar por crear un producto utilizando códigos de colores para mostrar los países de origen de diferentes plantas y animales o costumbres.

5. Los estudiantes rítmicamente dotados pueden inventar una canción, un canto, un poema o una cantinela sobre varios aspectos de la lección.

6. Los estudiantes dotados cinestésicamente pueden crear una obra de teatro coreografiada y representar el contenido de la unidad.

7. Los estudiantes con dotes lógicas/matemáticas pueden relatar los eventos, enfocándose en los desafíos de la expansión hacia las Américas y la forma en que estos desafíos fueron superados. Quizá les interesen los datos y números que rodean este período de nuestra historia. Podrían crear gráficos y otros cuadros numéricos como una forma de compartir datos.

la rúbrica

La rúbrica del profesor debe centrarse no en los medios para transmitir el aprendizaje, sino en si se entendió y comunicó el contenido de la unidad. ¿Cada alumno demostró que entendió la unidad? ¿Transmitieron los conceptos que eran centrales para la unidad?

Considere tener una rúbrica simple para que los estudiantes la usen para calificar cada presentación, preparándolos con anticipación para enfocarse en el contenido más que en los medios de presentación.

La estructura de la rúbrica debe incluir los conceptos principales y tener un lugar para calificar, quizás del 1 al 4, la excelencia de la comunicación de cada concepto. La rúbrica del estudiante debe ser más simple y centrarse en los elementos principales y en la medida en que se comunicaron.

llevándolo más lejos

A medida que enseñe con más y más frecuencia usando este modelo, anime a sus alumnos a aprender todo lo que puedan unos de otros sobre lo que cada niño encuentra más fácil de hacer. Fomente la colaboración, no mediante agrupaciones dirigidas por maestros, sino dando a los estudiantes la libertad de planificar futuras presentaciones basándose en las habilidades y dones de estudiantes que son diferentes a ellos. Por ejemplo, un estudiante visual espacial podría trabajar en equipo con un niño superdotado verbalmente para crear una presentación que mostrara las habilidades de ambos. El niño superdotado en matemáticas podría formar equipo con un niño superdotado en el cuerpo o en la cinestésica. Los proyectos resultantes serían tan diversos y sorprendentes para que la clase los disfrute a medida que su aprendizaje y su comprensión se expanden con cada nueva presentación.

¿El resultado?

A tus alumnos les encantará aprender. ¡Puedo garantizarlo!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados